dUdas de caSi tOdo? (duda obsesiva) *****

Las personas que tienden a dudar muy frecuentemente, tienden a evaluar anormalmente la cantidad de riesgo que tienen las cosas que piensan realizar. En general, cuando nos decidimos a hacer algo, sabemos que las cosas podrían salir mal, pero sobrepasa nuestro deseo de hacerlas al miedo ante los problemas o dificultades que pueden surgir en el camino. Algunas personas se quedan detenidas demasiado tiempo evaluando las diferentes posibilidades de que las cosas salgan mal, sean peligrosas o fallidas. A veces tanto tiempo pasan en eso, que nunca las logran realizar.
Otro problema del que duda de manera obsesiva, es que tiene la impresión de que nunca logró o logrará llegar a la perfección o a la seguridad de que se completó el acto a realizar. Si hace un trabajo para la escuela, por ejemplo, no logra cerrar la computadora y pensar que ya quedó hecho el texto, sino que lee y relee corrigiendo una y mil veces pequeños detalles.

De manera característica se puede observar en las personas que dudan mucho, el hecho de que tienen que comprobar una y mil veces si hicieron bien las cosas. También se nota la lentitud con la que hacen sus proyectos por comprobar cada detalle de la ejecución en busca de la perfección.
Por ejemplo, hay quienes deben invertir horas enteras en el arreglo personal: bañarse, rasurarse, lavarse los dientes, vestirse, siempre dudando acerca de cómo se ven.
A veces la duda no se percibe tanto en las acciones, pero puede estar anidada en los pensamientos. Pareciera un intruso imposible de controlar que genera preguntas constantes teñidas de ansiedades. Suele ser repetitiva e incapacitante en algunas personas. Es muy común que las dudas se den entre hacer y no hacer, decir y no decir.
Estamos hablando de una preocupación excesiva, de que los pensamientos llevan a imaginar lo peor, llegando a extremos terribles.
Como no se puede controlar todo, el temor de que las cosas salgan de manera diferente a la esperada resulta a veces paralizante.
Notamos fuertes lazos de dependencia hacia personas que deben tomar las decisiones por ellos, porque no pueden tomar esa responsabilidad sin detenerse por horas, días, semanas, meses o años.
La buena noticia es que aquéllos que se percatan de que tienen dudas muy severas ante las cosas, que esto las hace infelices, lentos, incapacitados para muchas cosas, atormentados, están en la posición y momento adecuado para tomar una acción y trabajar en su problema. Claro, es muy probable que se queden varados ante la decisión de si vale la pena o no, por ejemplo, tomar una psicoterapia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s