La psicoterapia y el psicoanálisis en la posmodernidad ****

Uno de los problemas del psicoanálisis es su apego a Freud. Suena extraño lo que digo pero realmente lo creo. Hay una reverencia tal al fundador del psicoanálisis que aun en el último congreso al que fui en la Ciudad de México (Dic, 2010) una de las conferencias magistrales versaba acerca de los peligros de no apegarse a los preceptos del creador del sistema. Me pareció estar ante el sermón de una iglesia donde se nos reconvenía por atrevernos a decir que hacemos psicoanálisis cuando en la mayoría de los casos “no lo hacemos”. Y por supuesto que tienen razón, en la mayoría de los casos no nos es posible practicar los preceptos de teorías hechas hace cien años o más, con los cambios tan sorpendentes que ha tenido la humanidad en el último siglo.

Eso no significa desde mi punto de vista que el psicoanálisis deba desaparecer. Es una técnica que permite una gran profundidad en el conocimiento de uno mismo, la adquisión de la habilidad de dejar de repetir los asuntos que no hemos logrado ver de diferente manera que en sus formas originales, la posibilidad de tener versatilidad para enfrentar los retos de la vida.

Lo que es ingenuo pretender, es que se conserve como en salmuera en sus preceptos originales. La característica del crecimiento exitoso es la flexibilidad, la capacidad de redimensionar los asuntos con el paso del tiempo y la adquisión de nuevas experiencias y habilidades.
Estamos en épocas de maquillaje a las emociones por medio de toda clase de sustancias, de modelado del cuerpo para tener figuras idealizadas, en la búsqueda de la felicidad como un valor fundamental, de producción del sexo más allá o a veces por encima del acto amoroso. Vivimos un descreimiento, una falta de fe religiosa, una saturación de soledad. La contención de las familias integradas suele ser cosa del pasado, los esfuerzos para prolongar la vida de pareja y formar familias con hijos han dejado de ser prioridad contemporánea generalizada.

Estos cambios nos convierten en hombres con preocupaciones diferentes, con aspectos a analizar de nosotros mismos muy distintos a los que tenía necesidad de entender a profundidad Sigmund Freud. Entonces, tenemos temas diferentes en las sesiones de trabajo con los pacientes, pero también la técnica tiene que cambiar.

El amor por la estabilidad y la rutina, que permitió analizar a los pacientes cinco veces por semana durante varios años se ha cambiado por la practicidad de eliminar los dolores y los síntomas a la brevedad y de las maneras menos consumidoras de tiempo y dinero. Las psicoterapias son ahora servicios temporales como el ir al dentista a que nos ponga una prótesis para enmascarar que nuestros dientes han envejecido o dejado de estar. Las sustancias psicotrópicas, los medicamentos psiquiátricos desaparecen depresiones, ansiedades y permiten a las personas dormir a pesar de tener soledad, preocupaciones y toda clase de conflictos
existenciales. Lamentablemente causan decepción ya que no mitigan la soledad esencial, el vacío y el sinsentido. La pérdida de fe incluye a los procesos psicoterapéuticos tanto en pacientes como en los terapeutas mismos, que desesperadamente buscan curar síntomas con rapidez y las menos complicaciones posibles.
Y todo eso, además, en nuestro contexto actual suena muy lógico y bienvenido, no?
Tenemos los consultorios llenos de personas que vienen a psicoterapias breves donde les prometemos intentar desaparecer sus dolores esenciales en 12 o 15 sesiones. El “úsese y tírese” ha llegado a nuestros centros de atención de problemas emocionales.

Tenemos poco tiempo, a veces poco dinero, las distancias en las ciudades son enormes y además debemos guardar tiempo libre para divertirnos y acondicionar nuestros cuerpos, comprar ropa, beber en los bares y comer con los amigos. Aun estando dentro de nuestras casas más bien vemos hacia afuera, por la pantalla de la computadora, por la televisión, jugando juegos que nos ayudan a preocuparnos de ganarle a figuras de acción en lugar de personas complicadas de carne y hueso.

Con la mirada puesta afuera en ropa, diversión, placer, trabajo arduo, competencia férrea, con presiones económicas y grandes distancias por recorrer, corriendo y viviendo la prisa constante, nos es poco práctico desviar la mirada hacia dentro, donde, asustados, por la falta de costumbre de leer, de tener discusiones filosóficas, de buscar el refinamiento que no se ve pues si acaso está dentro del cerebro cubierto de huesos y cabello, no necesitamos profundizar en nuestras psicoterapias personales, parecería esa una actividad ‘pasada de moda’.

Las enfermedades psicosomáticas en aumento denotan la falla de la simbolización de nuestros tiempos, los significados que no pueden ser procesados nos enferman físicamente porque no mediamos todo un proceso de digestión emocional de los asuntos. Después intentamos curar esos síntomas con pastillas, no con palabras, que nos parecen muy alejadas del cuerpo y las cosas que a éste le suceden.
La dificultad de pensar se ve con claridad en las aulas, donde alumnos que necesitan pensar, buscan en internet lo que necesitan, alumnos que no aprenden a escribir porque pueden poner símbolos en los mensajes de sus celulares o en su mensajero de la laptop.
La psicoterapia ha tenido modificaciones graduales que la mantienen funcional y vigente en el marco de las condiciones sociales, económicas, políticas y culturales de la vida contemporánea.

My importante me parece el intento de no ceder ante la superficialidad con modelos demasiado breves y apegados a dejar dos o tres “tareas” a los pacientes para desaparecer molestias sin buscar generar cambios más completos asociando aspectos cognitivos, emocionales, conductuales con sus respectivos funcionamientos piscodinámicos.

Anuncios

One thought on “La psicoterapia y el psicoanálisis en la posmodernidad ****

  1. Me encantó leer tu post y coincido mucho contigo. Hace poco conocí a un psicoanalista muy reconocido, director de una escuela, tu lo conoces bien. Me pudo apasionar la manera en que hablaba y aplicaba el psicoanálisis freudiano; pero al final de la plática salí con la idea de que estaba escuchando a Freud en vivo, a ese Freud tan lejano, de casi un siglo atrás, intangible, que conozco la obra que nos regala y la respeto tanto, pero que se queda en el librero como una pieza histórica muy preciada.
    También coincido en que hoy por hoy la aplicación del Psicoanalísis puro (el cual debo aceptar que me fascina) no va con la realidad actual, en todos los aspectos: económico, práctico y en duración.
    Así pues, quiero agregar a tus palabras lo “valiosa” que es la psicoterapia psicoanalítica y cualquier otra terapia que realmente se enfoque a resolver los asuntos más profundos de nuestro ser, no nada más los cubra con tierra, en donde tarde o temprano volverán a salir.
    Así que pacientes y psicoterapeutas no perderemos la Fé en resolver lo que se tenga que resolver y de la mejor manera posible: rápido o lento, si ha de ser necesario. Sólo hay que darnos la oportunidad de experimentar la Psicoterapia de la actualidad, la cual seguirá modificandose, ya que lo único permenente es el cambio.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s