El paso del pesar al disfrute (resignificación) ******

Qué bueno es desperdiciar papel dibujando garabatos, perseguir con la mirada moscas, rascarte y quitar la costra, comer camarones sin parar, leer novelitas bobas, salpicarte con agua cuando riegas el pasto.

Qué malo es recordar algunas veces, entender que no entendías, ver cuánto tiempo perdiste y enojarte mucho mucho, recalentar las emociones vanas, pelearte con el tiempo y los significados.

Qué bueno es aventar los zapatos, poder inventar un chiste, acostarte a mirar el techo, oír a lo lejos sin escuchar, cruzar los dedos, marearte dando vueltas, caminar en el frío a solas.

Qué malo es sentir odio, repasar para dolerte de nuevo, darte cuenta de lo que toleraste, llorar o sentir el estómago revuelto, perder la fuerza a base de golpes a ti mismo.

Pero qué bueno es eliminar la culpa, gozar lo aprendido, hacer cosas nuevas, no sentir más el estómago enfermo, dejar de interesarte en lo que ya pasó, abrir el puño y que vuele y se disperse el olor a mierda para cerrarlo de nuevo capturando flores.

Si no te dejan en paz los recuerdos, los remordimientos, la rabia, las desazones, acude a psicoterapia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s